Dagmar Overbye

Dagmar Overbye tenía una personalidad impulsiva, rebelde y llena de vicios morales como la calumnia y la tendencia al robo. A los doce años escapó de casa por tres años y, ya de adulta, mató (estrangulándolos, tirándolos a la chimenea o ahogándolos) a 16 infantes, contando a uno de sus propios hijos… Hasta la fecha,